Casa Almara, un lugar auténtico para viajeros independientes.

Casa Almara nace de la mano de Iván para mostrar el patrimonio local a viajeros independientes que quieren descubrir lugares auténticos, con sabor, alejarse de las rutas más concurridas, interactuar con la gente, probar su gastronomía y alojarse en pequeños hoteles de familias locales.

Dolo, su mujer, es de Espejo e Iván, es un vasco inquieto y políglota al que le gusta perderse y explorar valles remotos, mercados coloridos y lugares rebosantes de historia:

«En todos los viajes siempre hay un ‘momento mágico’, cuando después de un intenso y agotador viaje cruzo el umbral de un alojamiento, una gran puerta silenciosa y descubro un lugar inolvidable, auténtico y tranquilo donde huele bien, todo es hermoso y limpio y el propietario me da la bienvenida y me hace sentir como en casa».

«Cuando compramos la casa queríamos un lugar así en Espejo, un lugar auténtico y bonito para viajeros sin prisas. Decidimos restaurarla siempre con el máximo respeto al patrimonio original y a las tradiciones del lugar. Dolo siempre me ha apoyado en esta visión y hemos conservado todo aquello que viaja en el tiempo por su autenticidad, trabajando con artesanos locales que diseñan azulejos, crean tejidos y recuperan objetos con alma e historia», cuenta Iván.

«Casa Almara no es solo la forma en que tratamos de recuperar y preservar el Patrimonio de Espejo, sino también nuestra contribución para ayudar a la comunidad local a través del turismo sostenible» dice Dolo.

Casa Almara está llena de pequeños detalles que vas descubriendo durante la estancia, descubrirás la esencia del lugar, una experiencia inolvidable en Andalucía desde la llegada al hotel donde te dan la bienvenida con un té, unas pastas y una cálida sonrisa que reconforta y te hace sentir como en casa.

Te atenderán en inglés, francés, español o euskera. «Me encanta conversar con personas de otras culturas y escuchar historias», dice Iván.

Y cuidan tanto a los clientes que en el desayuno te sorprenderá la fresca selección de productos locales: delicioso pan de horno de leña del pueblo, sabroso aceite de oliva virgen extra local (AOVE), riquísimos y frescos huevos ecológicos, miel saludable de un apicultor local, sal de las salinas locales… a lo que añaden una selección de fruta de temporada, que sirven frescas y jugosas o cocinadas en deliciosas mermeladas caseras.

Bienvenido a Casa Almara.

Casa Almara nace de la mano de Iván para mostrar el patrimonio local a viajeros independientes que quieren descubrir lugares auténticos, con sabor, alejarse de las rutas más concurridas, interactuar con la gente, probar su gastronomía y alojarse en pequeños hoteles de familias locales.

Dolo, su mujer, es de Espejo e Iván, es un vasco inquieto y políglota al que le gusta perderse y explorar valles remotos, mercados coloridos y lugares rebosantes de historia:

«En todos los viajes siempre hay un ‘momento mágico’, cuando después de un intenso y agotador viaje cruzo el umbral de un alojamiento, una gran puerta silenciosa y descubro un lugar inolvidable, auténtico y tranquilo donde huele bien, todo es hermoso y limpio y el propietario me da la bienvenida y me hace sentir como en casa».

«Cuando compramos la casa queríamos un lugar así en Espejo, un lugar auténtico y bonito para viajeros sin prisas. Decidimos restaurarla siempre con el máximo respeto al patrimonio original y a las tradiciones del lugar. Dolo siempre me ha apoyado en esta visión y hemos conservado todo aquello que viaja en el tiempo por su autenticidad, trabajando con artesanos locales que diseñan azulejos, crean tejidos y recuperan objetos con alma e historia», cuenta Iván.

«Casa Almara no es solo la forma en que tratamos de recuperar y preservar el Patrimonio de Espejo, sino también nuestra contribución para ayudar a la comunidad local a través del turismo sostenible» dice Dolo.

Casa Almara está llena de pequeños detalles que vas descubriendo durante la estancia, descubrirás la esencia del lugar, una experiencia inolvidable en Andalucía desde la llegada al hotel donde te dan la bienvenida con un té, unas pastas y una cálida sonrisa que reconforta y te hace sentir como en casa.

Te atenderán en inglés, francés, español o euskera. «Me encanta conversar con personas de otras culturas y escuchar historias», dice Iván.

Y cuidan tanto a los clientes que en el desayuno te sorprenderá la fresca selección de productos locales: delicioso pan de horno de leña del pueblo, sabroso aceite de oliva virgen extra local (AOVE), riquísimos y frescos huevos ecológicos, miel saludable de un apicultor local, sal de las salinas locales… a lo que añaden una selección de fruta de temporada, que sirven frescas y jugosas o cocinadas en deliciosas mermeladas caseras.

Bienvenido a Casa Almara